Skip to main content
SearchLogin or Signup

Tecnológico de Monterrey

Posicionamiento institucional respecto al Plan Estratégico 2030 para Nuevo León del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey

Published onOct 13, 2020
Tecnológico de Monterrey

Por este medio, el Tecnológico de Monterrey se complace en compartir su posicionamiento institucional respecto al Plan Estratégico 2030 para el estado de Nuevo León, producto de la reflexión de algunos de sus directivos y profesores. Antes de ello, agradecemos la invitación a participar en este ejercicio, al tiempo que felicitamos y reconocemos al Consejo Nuevo León, responsable del producto final, en primer lugar, por el trabajo que se encuentra detrás del borrador presentado y, en segundo lugar, por abrir este canal de diálogo para que, tanto instituciones como ciudadanos, tengamos voz en la definición de las estrategias que guiarán a nuestra entidad durante la siguiente década con el fin de alcanzar los objetivos que, desde cada dimensión abordada, incrementen el bienestar de la ciudadanía y, al mismo tiempo, den solución a los problemas compartidos.

En primer lugar, consideramos que es sumamente oportuno contar con un ejercicio de planeación en donde se priorizan la AGENDA 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el desarrollo sustentable. Sabiendo que los ODS son una hoja de ruta para erradicar la pobreza, proteger al planeta y asegurar la inclusión y prosperidad de todos, compuestos por 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), con 169 metas específicas y 231 indicadores, que constituyen una agenda integral y multisectorial, se deben considerar las alianzas entre múltiples actores a través de las cuales se logre vincular a los gobiernos, empresas, organizaciones de la sociedad civil, la cooperación internacional y las universidades. En este sentido, y de manera respetuosa, nos parece pertinente ajustar el texto para destacar los objetivos que persigue el plan, cómo se vinculan con los ODS, delimitar claramente los actores que participarían, definir mejor los problemas actuales del estado de Nuevo León y delimitar la vocación y las áreas estratégicas del estado.

El Plan Estratégico 2030 de Nuevo León (PE2030) debe alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Al respecto, existen diversos mecanismos y metodologías, utilizadas internacionalmente, para la realización de un ejercicio de planeación estratégica con base en los ODS. Nuestra sugerencia sería realizar el ajuste con base en este enfoque.

En cuanto al capítulo de DESARROLLO REGIONAL, el contenido es adecuado y valioso, pero nos parece que existen algunas áreas de oportunidad relacionadas con el nivel de agregación y especificación en materia de análisis, pero también de objetivos y líneas de acción. Un primer punto para destacar es el hecho de que no se cuenta con información a nivel subsector, lo que imposibilita identificar la dinámica económica de las principales industrias de la entidad, como la automotriz, la alimentaria, la de la construcción, la de productos metálicos, la de productos electrónicos, entre otras. Además, no se tocan temas de comercio exterior o de atracción de inversión extranjera, los cuales son cruciales para detonar el crecimiento.

En la misma línea de desarrollo económico, en cuanto a las líneas de acción para cumplir con el objetivo de reducir las desigualdades entre regiones del estado, sugerimos sumar las siguientes: impulsar el desarrollo de infraestructura logística; desarrollar oportunidades para generar empleos en las regiones rurales; fomentar la inversión extranjera o nacional fuera del AMM en la búsqueda de impulsar la descentralización económica, que permita a las empresas regionales incorporarse a las cadenas productivas existentes en la entidad. Adicionalmente, en cuanto a tener pleno empleo, además de ser bien remunerado, este debe ser de calidad. Por otro lado, fortalecer la competitividad, rentabilidad, productividad y sostenibilidad de las MiPyME en Nuevo León implicaría también: incorporarlas en el comercio exterior; fomentar la asociatividad entre ellas; fomentar su incorporación a los sectores o clústeres estratégicos de la entidad; y ofrecerles diferentes alternativas de financiamiento conforme a su giro. Por último, impulsar la innovación y el emprendimiento también debería considerar promover la protección de la propiedad intelectual a través de asesoría y gestión ante la autoridad competente para el registro de marcas y patentes.

Finalmente, nos parece importante que el capítulo DESARROLLO SUSTENTABLE esté alineado a la vocación productiva del estado y el desarrollo futuro de los distintos sectores económicos pues, de lo contrario, no se podrán generar estrategias integrales que respondan específicamente a las necesidades de infraestructura, servicios públicos, servicios a los negocios, transporte, entre otras.

Pasando al capítulo de EDUCACIÓN, se recomienda que el estado encauce sus acciones a través de un modelo educativo propio que, a partir de los lineamientos nacionales respecto de los currículos que constituyen el Sistema Educativo Nacional: articule los diferentes niveles educativos y contribuya a la inclusión y permanencia escolar a lo largo de toda la trayectoria educativa de los estudiantes; garantice la pertinencia de la oferta educativa que recibirán los niños y jóvenes en los próximos años; asegure la alfabetización fundamental en disciplinas consideradas transversales; atienda el desarrollo de las habilidades socioemocionales de manera gradual y sistemática; y vincule el desarrollo de los conocimientos y habilidades académicas con los requerimientos futuros de los sectores productivos.

Para definir con claridad los “Aprendizajes a lo largo de la Vida” (Lifelong Learning)1 que se deben favorecer en todos los neoloneses, será importante considerar tanto la educación escolarizada como la no escolarizada; todos los niveles y modalidades educativas; la formación inicial y la capacitación continua; entre otros.

En cuanto a los instrumentos de evaluación, es importante considerar no sólo aquellos aprendizajes curriculares que los estudiantes no han alcanzado, sino también aquellos de cuyo desarrollo se cuenta con evidencia y son condición para alcanzar aprendizajes más complejos. En este sentido, sólo se retoman los resultados del logro educativo de la prueba PLANEA y deberían incorporarse los resultados de los estudiantes mexicanos en pruebas estandarizadas internacionales como PISA.

Respecto de los aprendizajes curriculares, se perciben dos omisiones fundamentales en el borrador:

  1. Las habilidades del Siglo XXI, necesarias tanto para el éxito académico y personal de los estudiantes, como para su exitosa incorporación al mercado laboral. Por ejemplo: el pensamiento crítico y la resolución de problemas; la creatividad e innovación; el liderazgo; el emprendimiento; la conciencia global; las habilidades tecnológicas.

  2. Un enfoque progresivo de la alfabetización disciplinar para la habilitación del aprendizaje complejo y profundo, a lo largo de la vida, no solo para el cumplimiento de los programas de estudio, la obtención de un grado o diploma académico, o para la mejora en las pruebas estandarizadas.

Se sugiere incluir la importancia del desarrollo de las Habilidades Socioemocionales en los niños y jóvenes. Su atención sistemática y su abordaje permanente tiene efectos positivos en el desarrollo del carácter de los estudiantes, su mejor desempeño académico, su efecto para permanecer estudiando, desarrollar trayectorias laborales exitosas, impulsar ambientes escolares propicios para el aprendizaje, y su contribución en la prevención de situaciones de riesgo.

Es fundamental que se incorpore también una perspectiva de la educación para la empleabilidad formal. La exitosa transición al empleo formal, por parte de los jóvenes egresados, debe considerarse una meta ineludible del proyecto educativo para Nuevo León en los próximos años.

Es importante que se destine un apartado para la formación técnica en el estado, atendiendo a la necesidad de que se favorezca la pertinencia y la flexibilidad que requiere, tanto en su modalidad escolarizada como no escolarizada. Esta debe responder a las necesidades de los distintos sectores productivos en el estado y permitir la conclusión exitosa de los jóvenes.

Finalmente, el documento debe considerar los principales desafíos educativos que impone a Nuevo León la pandemia por el Covid-19, a fin de favorecer el logro de la visión hacia el 2030.

Pasando al capítulo de FINANZAS PÚBLICAS, en cuanto al fortalecimiento de la capacidad para generar recursos propios y ampliar el espacio fiscal, el Plan acierta en identificar las acciones para el fortalecimiento de los ingresos propios y la gestión de los ingresos federales. Nuevo León tiene una oportunidad para participar activamente en una Reforma al Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, buscando mejorar el balance entre sus contribuciones y las participaciones recibidas. El Estado podría impulsar una Reforma que amplíe las facultades tributarias de las entidades federativas, así como una revisión de las fórmulas de asignación de participaciones y aportaciones que otorguen un mayor peso a los elementos recaudatorios.

En el tema del aumento de la eficacia y eficiencia del gasto público, se acierta en identificar la optimización del gasto como un elemento sustantivo para alcanzar finanzas públicas sanas.

En adición a la implementación de programas de austeridad, el Estado debería hacer explícitas metas de eficiencia que permitan reducir su gasto de operación sin comprometer los servicios que presta. Se recomienda hacer explícita la conexión entre la simplificación administrativa y la transformación digital de los servicios del gobierno como una palanca que puede contribuir a contener el gasto de operación y fortalecer las finanzas públicas.

Respecto a usar la capacidad de endeudamiento de manera prudente, responsable y sostenible, derivado de la crisis del COVID-19, se espera que la evolución de las tasas de interés presente un comportamiento a la baja en los próximos años. Esto representa una oportunidad para la reestructuración de pasivos financieros bajo mejores condiciones crediticias, liberando el flujo de servicio de deuda.

En lo concerniente al aumento del nivel de inversión pública productiva con recursos federales y propios, se debería hacer explícita la meta de incrementar la inversión con participación privada. Nuevo León cuenta con un marco normativo eficiente para ejecutar proyectos de Asociaciones Público-Privadas (APP) que permitan incrementar los niveles de inversión, además de que se podría continuar explorando modelos de inversión social basados en evaluación por resultados. Se recomienda plantearse como meta la emisión de bonos de impacto social que contribuyan a mejorar el financiamiento y resultados de los programas sociales de la mano del sector privado.

En cuanto al capítulo de GOBIERNO EFICAZ Y TRANSPARENCIA, el contenido es adecuado y relevante. No obstante, quedan fuera temas importantes, como el de impunidad, el cual debe incluirse, necesariamente, si se habla de transparencia, anticorrupción y gobierno eficiente. Lo anterior implica que en los objetivos y líneas estratégicas se podría plantear la elaboración de documentos de análisis del desempeño de las autoridades sancionadoras, tanto en el ámbito administrativo como en el ámbito penal.

Igualmente, sería conveniente incluir las temáticas en las que resulta necesario incrementar la capacitación y formación de los servidores públicos estatales y municipales, por ejemplo, respecto de la transparencia y el derecho de acceso a la información, procedimientos internos, prueba de daño en caso de declarar la reserva de la información, Derechos ARCO y protección de datos personales, Gobierno Abierto, entre otros.

Hace falta espacio en el documento para las siguientes cuestiones: cómo se incluirá y ejercerá la rendición de cuentas; cómo se medirán los resultados de los esfuerzos en los temas de prevención y combate de la corrupción; cuál es el papel del Sistema Estatal Anticorrupción en el logro de los objetivos, pues es un actor de la más alta importancia.

Como Tecnológico de Monterrey, sabemos que el hacer de Nuevo León un mejor estado es responsabilidad de todos. Por eso, reiteramos nuestro compromiso con los diversos sectores de la sociedad para seguir trabajando en pro del beneficio de todos los ciudadanos de nuestra comunidad.

Comments
0
comment

No comments here